Algunas imágenes de este Blog, han sido sacadas de Internet.
Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio,
nos lo hacen saber y serán retiradas inmediatamente.

Tradicion Tolteca

El Camino del Guerrero Grupos de Práctica

La Tensegridad es un arte: el arte de adaptarse a la propia energía, a la energía de los demás y al entorno que nos rodea de tal manera, que este acto contribuya a la integridad de la totalidad que somos.

Ejecutar los pases mágicos de la Tensegridad individualmente y en grupo es una actividad asidua con el cuerpo, responsable de los numerosos cambios positivos que se producen en la personalidad. Estos cambios van precedidos generalmente de un entendimiento más profundo de uno mismo, tanto en función del pasado como en función del cuerpo.

La Tensegridad tiene como objetivo ayudar al individuo a recuperar las funciones fundamentales de respirar, moverse, sentir y expresarse a sí mismo; promoviendo dinámicamente la salud y su bienestar.

Cuando la Tensegridad se convierte en una parte natural de nuestra vida, quedamos sorprendidos por la gran cantidad adicional de energía que tenemos para realizar nuestras actividades de cada día.

¡Llámanos hoy mismo para informarte sin compromiso!


CENTRO FÉNIX DE NATUROPATÍA

México - Tels. 229 115 66 26 - 229 913 80 88

España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38


sábado, 20 de noviembre de 2010

Circulacion Energetica en el Organismo Humano

Considerando que el cuerpo humano está compuesto en un noventa y nueve por ciento de agua, en parte estructurada, pero en gran cantidad líquida, pueden describirse las sensaciones, los sentimientos y las emociones como corrientes u olas de este cuerpo líquido.

Las sensaciones, sentimientos y emociones son las percepciones de movimientos internos en el cuerpo relativamente fluido. Los nervios sirven de intermediarios en estas percepciones y coordinan las reacciones, pero los impulsos y movimientos interiores son intrínsecos y esenciales en la carga energética del cuerpo y en sus ritmos y pulsaciones naturales. Estos movimientos internos representan la movilidad corporal, que es distinta de los movimientos voluntarios sujetos al control consciente. Se observan más claramente en los organismos muy jóvenes.
En el cuerpo de un niño puede verse el juego constante del movimiento como las olas de un lago, sólo que estos movimientos están producidos por fuerzas interiores. Al envejecer el individuo, su movilidad corporal tiende a disminuir. Se hacen más estructurados y los movimientos son más rígidos, hasta que cesen totalmente con la muerte.
Hay además en todos nuestros movimientos voluntarios un factor involuntario, que representa la movilidad esencial del organismo. Este elemento involuntario que acompaña a la acción voluntaria es el que explica la viveza o espontaneidad de nuestras acciones y movimientos. Cuando falta o está disminuida, los movimientos corporales tienen algo de mecánico y carente de vida.



Los movimientos puramente voluntarios o conscientes apenas provocan sensaciones que no sean las de carácter cenestésico de desplazamiento en el espacio. Su calor emocional o expresivo procede de su factor involuntario, que no está sujeto a control consciente. La función de los elementos conscientes e inconscientes, o sea, voluntarios e involuntarios, da lugar a movimientos que tienen valor emotivo, pero que son acciones coordinadas y eficientes.

La vida emocional de una persona depende de la movilidad de su cuerpo, que es función de la expansión o flujo de la energía a través de él.
Las anomalías o trastornos de esta expansión constituyen obstáculos o bloques, los cuales se manifiestan en las áreas en que se reduce la movilidad corporal.

Siendo el cuerpo un sistema energético, es natural que esté energéticamente en interacción con su medio ambiente. Además de la energía derivada de la combustión de los alimentos, el individuo se recarga en virtud del contacto con fuerzas positivas.
Todos somos sensibles a las fuerzas o energías que nos rodean, pero el impacto que producen no es igual en todos. Una persona más cargada energéticamente es más resistente a las influencias negativas y, al mismo tiempo, constituye una influencia positiva para los demás, especialmente cuando la energía fluye libre y plenamente por todo su cuerpo. Estos individuos son una bendición, es una alegría estar con ellos, y todos los sentimos intuitivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si necesitas ponerte en contacto con nosotros...
Utiliza nuestra dirección de correo electrónico, porque este formulario de comentarios No funciona.

Puedes escribirnos aquí: susurrosdelnagual@gmail.com
Gracias